Control Biológico

Programa de Control Biológico de BIO URUGUAY INTERNACIONAL


En el laboratorio de Control Biológico de BIO Uruguay se llevan adelante muestreos permanentes para la obtención de aislamientos de hongos patógenos de insectos en las principales plagas de la agricultura, a partir de insectos enfermos encontrados en los campos de producción agroecológica y en la misma Granja Ecológica Abambae.

Esto es indicador de que en Uruguay existe una presencia natural de estos organismos, muy variada y que podrían ser fuente de una amplia gama de alternativas de control para plagas de importancia.

El desarrollo del Control Biológico con hongos entomopatógenos brinda varias ventajas:

Las plagas y su control

El concepto de plaga es un concepto dinámico y dependiente de factores como nivel poblacional, momento de aparición, valor económico del cultivo, objetivo de producción, etc. Los conceptos modernos de control de plaga incluyen estrategias dinámicas de reducción poblacional, empleando diferentes alternativas de control de acuerdo a la situación del momento. Entre los métodos de control encontramos los culturales o uso de prácticas agronómicas (cultivares resistentes, rotaciones, fechas de siembra, destrucción de restos de cultivo), químicos (insecticidas, repelentes, etc.) genéticos (liberación de insectos estériles), y biológicos .

El Control Biológico utiliza o maneja a los enemigos naturales u organismos benéficos nativos o introducidos (predadores, parasitoides, entomopatógenos, antagonistas, competidores, etc.) para reducir las poblaciones y efecto de las plagas. El Control Microbiano, principal meta de la patología de insectos, está referido a la rama del Control Biológico que utiliza microorganismos para reducir y estabilizar las poblaciones de insectos plaga, es decir bacterias, hongos, virus, protozoarios y nematodos.

Antecedentes

Las enfermedades en los insectos han sido observadas desde tiempos remotos, ya en Asia los Chinos en el año 2700 AC (Steinhaus, 1956) habían registrado enfermedades en el gusano de seda. pero es recién a partir de 1835 que la Patología de insectos comienza a ser considerada como ciencia gracias a los trabajos de Agostino Bassi quien estudio una enfermedad en el gusano de seda provocada por el hongo Beauveria bassiana. Continuaron los importantes estudios de Louis Pasteur, (1866-70), describiendo una enfermedad en ese insecto provocada por un protozoario Nosema bombycis. Fue este investigador que sugirió emplear las enfermedades en los insectos útiles como medidas de control en los insectos plaga, es decir anticipó el concepto de Control Microbiano y Bioplaguicidas.

La presencia de hongos entomopatógenos se ha comprobado en una multicidad de regiones y climas en el mundo, generando epizootias naturales sobre insectos, pero es en regiones de climas más húmedos donde su presencia y eficiencia es notable. De ahí es que en muchos países se ha dado uÿÿvas de control natural, desarrollando investigaciones que parten por la generación de ceparios a partir de organismos nativos o importados, y luego dando impulso a industrias localizadas nacionalmente utilizando insumos baratos locales y realizando controles de calidad y evaluaciones en el campo. Algunos ejemplos los encontramos en países como Cuba, Brasil, Colombia.

En Cuba existen 222 unidades locales de producción de Bioinsecticidas llamados CRRES (Centros de Reproducción de Entomófagos y Entomopatógenos) que permiten obtener con bajos costos de producción Bioinsecticidas accesibles por los usuarios.

En Colombia alrededor de 11 compañías ofrecen mas de 16 micoinsecticidas (Bioinsectgicidas en base a hongos entomopatógenos) empleados para plagas del café, flores, frutales, pasturas, etc.). En este país la política del CENICAFE y sus investigadores desde 1988 han desarrollado junto al gobierno programas que además de la investigación y producción de hongos entomopatógenos realizan capacitación a los agricultores para el manejo y la producción local junto a las demás estrategias de control de plagas.

En Brasil, actualmente tiene 200 000 ha/ año tratadas con micoinsecticidas, lleva mas de 30 años con experiencias de control de plagas de la caña de azúcar y pasturas con el hongo Metarhizium anisopliae. Las biofábricas brasileras tienen un costo final de producción de 6-8U$ el kilo siendo el 60 % del costo empleado en mano de obra y gastos fijos y un margen de ganancia de 10% (Leite et al 2002).

Con la intensificación de las investigaciones actuales en Latinoamérica y el mundo sobre producción masiva, formulación y almacenamiento, así como los avances en la aplicación en el campo, el uso de micoinsecticidas se esta incrementando, parte de la explicación es el crecimiento en superficie de sistemas de Agricultura Orgánica o ecológica, integrada, responsable, etc. Si bien en todos los sistemas citados el uso de los Bioplaguicidas[1] es muy conveniente y apropiado, es en la agricultura orgánica donde estos insumos deben jugar un papel preponderante y aliado del productor

[1] Los Bioplaguicidas son productos derivados de animales, plantas, bacterias, hongos, virus y minerales para prevenir, repeler, eliminar o reducir los daños causados por la plagas. www.bioplaguicidas.org

 

 

BioUruguay - Ruta 31 km 211 - Sauce de Zapará - Tacuarembó - URUGUAY